Remedios naturales para combatir la caspa

La caspa es un trastorno cutáneo que se produce en el cuero cabelludo a causa de la infección de un hongo conocido como malassezia globosa.

Esta caspa se caracteriza por el desprendimiento de células muertas, las cuales forman pequeñas escamas blancas que son visibles sobre la melena.

En menor cantidad no suelen representar un problema y pueden removerse caspa con facilidad con algunos productos de higiene.

LEE TAMBIEN: Nutricionistas recomiendan este desayuno a las personas que quieren perder grasa del vientre!

caspa

caspa

No obstante, en ocasiones se produce de forma incontrolable y pasa a convertirse en un trastorno de más cuidado.

Por fortuna, existen soluciones naturales que sirven como tratamiento alternativo tanto para la variedad seca como para la grasa.

En esta ocasión queremos dar en detalle los mejores para que no dudes en probarlos en casa.

¡Apunta!

Remedios naturales para la caspa seca
Los productos para tratar la caspa seca son de base oleosa, ya que permiten darle un “extra” de hidratación al cuero cabelludo para detener la descamación.

Aceite de oliva
Hidratante de aceite de oliva

Considerado como el aceite más saludable, este producto es uno de los mejores aliados para nutrir y restaurar la salud capilar.

Su aplicación ayuda a soltar las escamas y proporciona humectación natural para alterar el ambiente que necesitan los hongos para proliferarse.

Ingredientes
5 cucharadas de aceite de oliva extra virgen (80 g)
El jugo de ¼ de limón
¿Cómo prepararlo?
Calienta el aceite de oliva a una temperatura soportable para el cuero cabelludo, mézclalo con el limón y aplícalo sobre el pelo.
Déjalo actuar durante 30 minutos y enjuaga con tu champú habitual.
Úsalo tres veces a la semana.

Aceite de rosa mosqueta
El uso regular de aceite de rosa mosqueta regula el pH del cuero cabelludo y remueve las pequeñas escamas de caspa seca.

Contiene nutrientes y grasas esenciales que mantienen el pelo suave, sedoso y con un brillo incomparable.

Ingredientes
3 ½ de aceite de rosa mosqueta (52,5 g)
6 gotas de vitamina E
¿Cómo prepararlo?
Agrega la vitamina E en el aceite de rosa mosqueta y úsalo para dar un masaje por todo el cuero cabelludo.
Cubre la cabeza con un gorro y déjalo actuar 30 minutos para óptimos resultados.
Úsalo dos o tres veces a la semana.
Aceite de argán

Las propiedades antifúngicas del aceite de argán detienen el crecimiento de los hongos en el cuero cabelludo y disminuyen la presencia de caspa seca.

Ingredientes
3 ½ cucharadas de aceite de argán (52,5 g)
1 cucharada de aceite de oliva (16 g)

¿Cómo prepararlo?
Combina los dos aceites y caliéntalos a una temperatura adecuada para el cuero cabelludo.
Frota la mezcla con un suave masaje y déjala actuar 30 minutos.
Aclara con abundante agua y usa tu champú habitual.
Repite el tratamiento cada dos días.
Remedios naturales para la caspa grasa
El exceso de producción de grasa es un factor que influye en el incremento de la presencia de caspa y seborrea.

En este caso particular los tratamientos deben ser astringentes y alcalinos para regular la producción de aceites del pelo.

vinagre de manzana

Aunque el olor que desprende no es nuestro favorito, es bueno saber que contiene ácidos naturales que regulan el pH del cuero cabelludo y desprenden la caspa.
Se utiliza como acondicionador natural para cabellos grasos, ya que refresca la piel, controla la producción de aceites y proporciona brillo.

Ingredientes
6 cucharadas de vinagre de manzana (60 ml)
6 cucharadas de agua destilada (60 ml)

¿Cómo prepararlo?
Introduce el vinagre de manzana y el agua destilada en una botella con atomizador.
Agita antes de usar y rocíalo por todo el cuero cabelludo.
Déjalo secar y en caso que el olor sea muy fuerte, enjuaga .
Úsalo todos los días.
Bicarbonato de sodio
Este producto natural contiene sustancias antisépticas y astringentes que disminuyen la presencia de hongos y células muertas en el cabello.

Ingredientes
2 cucharadas de bicarbonato de sodio (20 g)
6 gotas de aceite esencial de árbol de té
¿Cómo prepararlo?
Humedece el bicarbonato con un poco de agua y las gotas de aceite esencial de árbol de té.
Frota el producto con un suave masaje y déjalo actuar 15 minutos.
Enjuaga y repite su uso cada dos días.

Compartir