Monje muy famoso por sus recetas naturales asegura que estos tres ingredientes curan el cáncer

La enfermedad más común hoy en día es el cáncer y puede ser causado por genes dañados. Los genes de las células pueden estar dañados por muchas cosas que nos rodean en la vida cotidiana.

Algunas veces los genes dañados son traspasados a través de los padres. Los genes normales le dicen a las células cuando multiplicarse y cuando morir. Esto es lo que sucede en el cuerpo humano.

Pero algunas veces, los genes dañados le dicen a las células que no se multipliquen mucho o que no permitan que se mueran cuando deberían hacerlo.

MIRA TAMBIEN: Receta eficaz para eliminar la flacidez

Estas células extras continúan creciendo y pueden crear un bulto llamado tumor. Algunos tumores son malignos, lo que significa que es cáncer. El cáncer es un tipo de enfermedad que principalmente crece en el lugar donde se originó, pero después las células cancerígenas se expanden a través de todo el cuerpo.

Estos síntomas son notables cuando el cáncer originario tiene el tamaño lo suficientemente grande. Las células cancerígenas que se propagan se llaman cánceres secundarios o metástasis. Algunas veces una persona no sabe de su cáncer hasta que aparecen los síntomas del cáncer secundario.

MONJE FAMOSO ASEGURA: ESTOS 3 INGREDIENTES MATAN EL CÁNCER! – RECETA

LA RECETA PARA TRATAR EL CÁNCER

Esta receta ha sido distribuida exitosamente por todo el mundo, y se ha vuelto famosa gracias al Monje Brasilero Romano Zargo, a pesar la presión y el poder de los “grupos de presión” de la industria farmacéutica.

INGREDIENTES:

500 gramos de miel natural
350 gramos de hojas frescas de aloe (sábila)
6 cucharaditas de alcohol (Ron, Whiskey, etc.)

monje-
PREPARACIÓN:

Primero tome las hojas de aloe y saque las espinas. Colóquelas en una licuadora y añada la miel y el alcohol. Mezcle los ingredientes bien hasta que tenga una mezcla homogénea.

CONSUMO:

Ingerir una cucharada del remedio 3 veces al día (es recomendado usar madera o plástico, no metal) media hora antes de cada comida.
Consuma hasta que el remedio se acabe. Manténgalo en el refrigerador.

Compartir