Las mejores infusiones para adelgazar

Remedios naturales 84 Visitas

Las tizanas, infusiones y decocciones de hierbas son una buena ayuda en la tarea de quitarte los kilos más, pero solo si sigues una dieta adecuada y haces ejercicio. Pero, ¿Cuál es la mejor para cada caso? Lo primero, es distinguir entre los términos “te” y “tizanas”: el té contiene teína (cafeína), mientras que la tisana está compuesta de extractos de plantas. Igualmente, es importante aclarar la diferencia entre infusiones y decocciones. En las infusiones, la planta nunca debe hervir en el agua, sino que por el contrario, las hojas, flores o las partes más delicadas de la planta se riegan con agua muy caliente para que liberen sus principios activos. Por el contrario, en las decocciones, se hierven en el agua durante aproximadamente cinco minutos las partes duras de la planta: raíces, tallos o cortezas.

Esta semana te invitamos a conocer algunas recetas que pueden ayudar a tu salud.

Té de fucus. El fucus es un alga adelgazante y antioxidante. Por su alto contenido en yodo, actúa sobre glándula tiroidea y estimula el metabolismo, por lo que no está aconsejada para personas con hipertiroidismo. Para prepararla, añade un buen puñado de algas a litro y medio de hiérvelo 15-20 minutos y cuélalo. Toma dos tazas al día: una concentrada en ayunas y otra antes de la comida más fuerte del día.

Decocción de bardana. Esta planta contiene inulina, una fibra que proporciona sensación de plenitud, regula el metabolismo de la grasa y depura el organismo. Esta tisana se prepara por decocción, introduciendo en un litro de agua hirviendo 20 gramos de raíz de bardana y dejando que cueza cinco minutos. Tras retirarla del fuego, se deja reposar diez minutos, se cuela y se bebe 15 minutos antes de las comidas y las cenas. Se pueden tomar otras dos tazas a media mañana y media tarde.

Té de kombucha. Es laxante y elimina toxinas, grasas y colesterol. Para prepararlo, infusiona una bolsita de té en tres litros de agua mineral caliente, viértelo un bote de vidrio con tres cucharadas de azúcar blanca, tápalo con un paño de algodón y déjalo 15 días en un lugar oscuro y fresco. Pasado ese tiempo, cuélalo. Toma una taza en el desayuno y ve aumentando la dosis hasta tomarlo tres veces al día.

Decocción de alcachofa. Para hacerla, usa las partes más duras y amargas de esta planta, que son las que concentran más principios activos. Introduce medio puñado de estas hojas duras en un litro de agua hirviendo y deja que cuezan cinco minutos. Lo ideal es tomar tres tazas al día de esta amarga tisana, que endulzaremos preferentemente con edulcorante. La alcachofa ayuda al hígado a metabolizar las grasas, reduce el colesterol y disminuye la tensión arterial.

Infusión y decocción de abedul. Este árbol mágico para los indios americanos y los nativos de Siberia y la India está indicado como diurético y para combatir la obesidad y la celulitis. La infusión se prepara llenando con agua muy caliente una taza con cucharaditas de hojas de bedul. También se puede preparar hirviendo en una taza de agua una cucharada de brotes de abedul durante cuatro minutos.

Infusión de cola de caballo. Es una de las plantas más utilizadas por las personas que inician dietas de adelgazamiento por sus propiedades diuréticas y desintoxicantes. El mejor modo de consumirla es en forma de infusión: para hacerla debes verter un litro de agua muy caliente en un recipiente con dos cucharadas de cola de caballo y dejar reposar la tisana tres minutos antes de colarla. Basta tomar una taza al día para eliminar buena parte de los líquidos retenidos.

Tisana de diente de león. Esta planta con propiedades digestivas y Adelgazantes sirve para tratar el exceso de ácido úrico, los cálculos renales, limpiar el hígado y controlar los niveles de colesterol. Infusiona una cucharadita de sus hojas y flores en una taza de agua caliente y toma esta tisana dos o tres veces al día. Se puede combinar con agracejo, ajenjo, genciana y menta a partes iguales.

Infusión de arenaria. Sus cualidades diuréticas la hacen adecuada para eliminar los líquidos retenidos y depurar el organismo al expulsar las toxinas acumuladas. Para obtener una buena infusión, lleva a ebullición un litro de agua. Justo antes de que hierva, retira la olla del fuego y vierte en ella 25 gramos de flores de arenaria. Déjalo reposar cinco minutos y cuélalo. Basta tomar la infusión dos veces al día.

24-COL-SALUD-MISCELANEA

Comments

comments

Compartir

Comentarios