Él Metió Un Zapato En El Refrigerador ¿El Motivo? Toda Tu Familia Te Lo Agradecerá…

Hoy te mostraremos una cantidad de formas que solucionaran tu vida haciéndola más fácil. Realmente estos trucos son sorprendentes, como por ejemplo, eliminar los olores de tus zapatos.

Como este, existen otros más trucos y soluciones que son de gran utilidad y que podrás usarlos en tu casa y en tu vida diaria. Conoce como llevar a cabo estos trucos geniales. ¿Quieres Ver El Video? Míralo Aquí Abajo…

Cómo ensanchar unos zapatos nuevos

¡Lo conseguiste! ¡Viste ese par de zapatos que siempre has querido y sin darte cuenta, los compraste! Pero, ahora que ya los tienes te acabas de dar cuenta de que te vienen un poco pequeños. Si tan solo pudieras agrandarlos un poco sería perfecto, ¿verdad? ¡Estás en el sitio indicado! Te enseñaremos algunas maneras de agrandar tus zapatos para que puedas lucirlos sin morir en el intento.

Métodos Para agrandar tus zapatos

1- Póntelos en casa. Si no te vienen tan apretados que son imposible ponértelos, la mejor opción es ponértelos mientras estás en casa. De esa manera se ajustarán a tu pie y dejarán de hacerte daño. Quizá tarden un par de días en ajustarse completamente, pero es la forma más natural de adaptarlos a tus pies.

2- Ponte unos calcetines gruesos y añade calor. Ponte los calcetines más gruesos que tengas e intenta meter los pies en los zapatos (solo si son de cuero). Puedes calentar la parte que te apriete con un secador de pelo y doblar el zapato una y otra vez para que se ajuste.

-Cuando dejes de calentar el zapato, mantén el pie dentro hasta que se enfríen. Después pruébate el zapato con unos calcetines normales o tus medias favoritas.

-Repite el proceso hasta que los zapatos se hayan ensanchado lo suficiente. Una vez se hayan ajustado, aplícales betún para zapatos para que el cuero recupere la humedad que ha perdido por el calor y no se estropee.[1]

-Nota: calentar los zapatos podría debilitar el pegamento, ten cuidado con los zapatos vintage.

3- Congélalos con una bolsa de agua. Llena un tercio de una bolsa de plástico con agua y ciérrala bien. Usa una bolsa para cada zapato.

  • Pon una bolsa dentro de cada zapato y presiónala bien hasta que llene todo el zapato, como si fuera tu pie. Pon los zapatos en el congelador y déjalos ahí hasta que se congele el agua o incluso toda la noche. A medida que el agua se congela, se expandirá dentro de tus zapatos y los ensanchará.
  • Sácalos del congelador y déjalos descongelar por unos 20 minutos o más antes de intentar sacar las bolsas de hielo. Pruébate los zapatos para ver qué tal te quedan ahora y repite el proceso si es necesario.
  • No es recomendable que uses este método con zapatos costosos.

 

por favor comparte con tus familiares y amigos si te gusto este video, gracias por tu visita.

Compartir