9 hábitos que DETIENEN el crecimiento de tu cabello y que haces a diario SIN SABERLO…

El pelo crece generalmente de 1 a 1.3 centímetros por mes, aunque el cómo lo tratas influye en la velocidad con la que crece. Algunas mujeres diariamente toman vitaminas, otras se cortan el pelo según fases de la Luna…
Sin embargo, no existe ninguna fórmula mágica para acelerar su crecimiento. Para que el pelo crezca, simplemente tienes que cuidarlo.

Aquí están algunas causas por las cuales el pelo no crece:

1. No tener vida saludable

Antes de cuidar del exterior de nuestro pelo, cuidemos su interior. Es cierto: lo que tomas, comes, y como tratas a tu cuerpo tiene mucha influencia en tu cabello. Tienes que comer mucha verdura y fruta, tomar mucha agua y regularmente hacer ejercicios físicos para asegurar la salud a todo el cuerpo. Si te ocupas adecuadamente de tu piel y tus uñas, tu pelo también va a lucir de maravilla. El pelo de las personas que sufren por deficiencia de vitaminas puede ser seco y quebradizo.

2. No recortar el pelo

Aunque te puede sonar ridículo, si quieres presumir del pelo largo y sano, tienes que recortarlo regularmente. Esto te ayudará a deshacerte de las puntas secas, dañadas y abiertas (que, por su parte, pueden influir en la creación de los daños más graves, hasta la raíz del pelo). Si tu peluquero insiste en cortarte el pelo a cada rato, no lo vas a tener muy largo. Dependiendo tanto del contenido de tu pelo, como de tu rutina diaria, puedes necesitar recortar las puntas cada 6 semanas o cada 6 meses. Cuanto mejor cuides tu pelo a diario, con menos frecuencia vas a tener que recortarlo.

3. No utilizar los productos hidratantes y peinarse demasiado

Hidrata el pelo todo el tiempo. Utiliza champús y acondicionadores para el pelo seco y dañado. No tienen que ser productos disponibles sólo en las peluquerías: la gran mayoría de marcas produce daños específicos para varios tipos de pelo, tanto seco, como graso.
Además péinate con menos frecuencia. No hace falta que cepilles el pelo 100 veces antes de ir a dormir. En realidad, peinarlo más, lo lesionas más.

4. No llevar el pelo recogido

Cuando tu pelo llegue a la longitud tan esperada, seguramente vas a querer soltarlo, para que todo el mundo vea lo largo que es. Quieres sentirte guapa, pero llevar el pelo suelto no ayuda en absoluto a proteger el cabello. Recogerlo adecuadamente evita que las puntas y, a menudo, las más secas partes del pelo- rocen la ropa, las almohadas, los asientos del coche… Llevar el pelo suelto todo el tiempo también provoca su sequedad y vulnerabilidad. Asimismo, utilizar las fundas de satén o de seda favorece el pelo y lo protege de los daños mucho más que las típicas almohadas de algodón.

5. Exponer el pelo a las temperaturas altas

Por supuesto, utilizar el alisadores o tenacillas de vez en cuando no perjudica el pelo (siempre y cuando la temperatura no es demasiado alta). Sin embargo, deberías minimizar la estilización de pelo con el uso del calor tanto, como puedas. En vez de usar las temperaturas altas, puedes servirte de rulos (que dejan obtener los mismos efectos de manera menos invasiva).

6. No usar utensilios apropiados

La cantidad de utensilios para el pelo puede parecer abrumadora. ¿Qué elegir? Los mejores accesorios para el pelo son los más naturales. No tiran y son delicados. Cuanto menos de tu pelo se queda en el cepillo, más de él te queda sobre la cabeza

7. Olvidar nutrirlo

Esta acción es crucial para tu pelo. Además de un champú adecuado y un acondicionador bueno, también aplícate acondicionadores sin enjuague. Asimismo, por lo menos una vez al mes, deberías usar una buena máscara hidratante. El pelo bien hidratado es más resistente a los quiebres y sequedad.

8. Teñirlo de una manera equivocada

Sobredosis de componentes químicos es una de las causas más comunes de las lesiones de pelo. Teñir el pelo teñido anteriormente casi garantiza que éste se quiebre. Si decides que vas a cambiar de color, mejor no lo hagas sola y contacta con un especialista. Aférrate a un peluquero: cuantas menos personas apliquen tintes a tu cabello, mejor.
Si te tiñes el pelo y notas demasiados quiebres y lesiones, deberías cesar de utilizar los productos químicos. Muchas mujeres descubren su color natural de pelo después de haber pasado años tiñéndolo.

9. Atar el pelo demasiado apretado

Las trenzas y coletas demasiado apretadas, llevadas por un tiempo demasiado largo, al final provocan rupturas y quiebres. ¡Atar o recoger el pelo nunca debería doler! Recuerda ser buena para tu cabello y elegir los peinados más adecuados.

Compartir