¡8 maneras de deshacerse de los herpes labiales en 1 solo día!

Los herpes son terribles; no solo aparecen en lugares a la vista del mundo entero, sino que duelen muchísimo y se infectan con facilidad. Muchos piensan que lo único que pueden hacer es esperar a que pasen y cubrirlos con diversas cremas con la esperanza de que desaparezcan lo antes posible.

Pero ¿qué pasa si tienes una importante cita o entrevista que podría verse arruinada por un herpes? ¡Que no cunda el pánico! Aquí tienes 8 trucos que acabarán con tus herpes en un abrir y cerrar de ojos. En solo 1 día tus labios estarán listos para enfrentarse al mundo cruel.

MIRA TAMBIEN: Desde hoy dile adiós al dolor en tus pies no importa el calzado que uses, es sorprendente!

1. Regaliz.
El regaliz no es para todo el mundo: muchos se mueren por él, a otros les asquea el sabor. Pero pocos saben que es un aliado maravilloso contra los herpes labiales. La raíz del regaliz es rica en glicirricina, un ácido que evita que se propague el virus que causa los herpes. ¿De qué forma podemos prepararlo para que actúe lo más rápido posible? Prueba a mezclar regaliz en polvo con agua y a aplicarlo directamente sobre tu herpes.

2. Aceite de menta.
El aceite de menta se conoce desde hace tiempo por sus propiedades antivirales, que van más allá de despejar las vías respiratorias. Prueba a aplicar una pequeña cantidad de aceite de menta directamente sobre tu herpes 3 veces al día. Un efecto añadido agradable es que desprenderás un maravilloso olor a menta durante todo el día.

3. Aceite del árbol del té.
El aceite del árbol del té tiene muchas propiedades beneficiosas. Una de ellas es secar los herpes y eliminarlos en un solo día. Prueba a aplicar un poquito sobre tus herpes varias veces durante el día. La aplicación constante te dará los resultados esperados. Puedes comprar aceite del árbol del té aquí.

4. Leche.
Muchos se muestran escépticos ante este truco, pero te aconsejamos que lo pruebes. Deja un vaso de leche una noche en el frigorífico. Cuando te despiertes, moja un algodón en leche durante unos minutos y aplica un poco sobre tu herpes varias veces durante el día. Puesto que no se debe retirar la leche, es mejor hacerlo un día en el que no vayas a dejar la comodidad de tu hogar.

5. Peróxido de hidrógeno.
Las propiedades desinfectantes del peróxido de hidrógeno permiten limpiar la zona que rodea al herpes y ayudan en el proceso natural de recuperación del cuerpo. Esta sustancia es especialmente útil si el herpes ha comenzado ya a sangrar. Lo mejor es aplicarlo cada 2-3 horas.

6. Ajo.
Seguramente ya lo has escuchado: el ajo es bueno para la salud. Aunque el olor puede ser muy fuerte, pocos pueden rebatir las propiedades que posee: el ajo tiene maravillosas propiedades antibacterianas, que pueden tener un efecto muy positivo sobre los herpes. Machaca un poco de ajo y aplícalo directamente sobre tus herpes, aunque te cueste un poco acostumbrarte al olor.

herpes

7. Hielo.
¿Hielo? Aunque suene muy simple, lo cierto es que funciona. Aunque el agua congelada no cuente con las propiedades antibacterianas de los otros ingredientes aconsejados, un cubito de hielo recién sacado del congelador puede evitar que el herpes se propague y empeore. Cuando veas las primeras señales de un brote de herpes, aplica inmediatamente hielo sobre la zona para disminuir la hinchazón, el dolor y para que no te estés tocando el herpes todo el día.

8. Extracto de vainilla.
Otra sustancia que es muy buena contra los herpes puedes encontrarla en tu despensa: el extracto de vainilla. Como suele contener alcohol, este crea un ambiente en el que las bacterias y virus no pueden sobrevivir: cualquier brote empezará a remitir rápidamente tras la aplicación de este extracto. Aplica una pequeña cantidad sobre tus herpes, y repite unas 4 ó 5 veces durante el día hasta que hayan desaparecido.

Compartir